Si algún miembro de tu familia tiene asma, es necesario realizar algunos cambios en la casa para evitar recaídas de la enfermedad.

El asma es una  enfermedad crónica de las vías respiratorias, caracterizada por inflamación  de la mucosa que recubre las vías respiratorias, broncoespasmo (cierre de los conductos) y aumento en la producción de moco por parte de los pulmones. Este problema se agrava en presencia de los agentes que provocan el asma o desencadenantes.

Dentro de los desencadenantes que podemos encontrar en las casas se encuentran:

  • El polen (una sustancia con una textura como el polvo que se desarrolla en los estambres de las flores)
  • Ácaros del polvo (pequeños insectos que viven en el polvo)
  • Moho (un pequeño organismo viviente que nace y se desarrolla en los lugares húmedos)
  • Elementos presentes en el aire (como el humo)

Otros factores son:

  • Humo de tabaco o humo procedente de leña
  • Perfumes
  • Productos en aerosol o atomizador (algunos tipos de laca o fijador para el cabello así como algunos limpiadores vienen en frascos de lata tipo aerosol)
  • Limpiadores
  • Los olores que emanan las pinturas y algunos gases

La contaminación del aire y el polen son desencadenantes que pueden entrar en tu casa desde el exterior si dejas las ventanas y las puertas abiertas durante los meses de calor.

Algunas recomendaciones para mejorar la calidad de aire dentro de nuestro hogar son:

  • No permitas que ninguna persona fume dentro de tu casa
  • Evita quemar leña si tu tienes chimenea u horno de leña en tu casa
  • Utiliza el aire acondicionado ya que este filtra el aire
  • Mantén las ventanas cerradas cuando haya exceso de polen o de contaminación en el exterior (especialmente en los cambios de temporada estacional)

Los ácaros del polvo son pequeños insectos que viven en el polvo. Puedes encontrar muchos de ellos en ciertos tipos de camas, cobertores y colchones, y en las alfombras. Las habitaciones suelen ser el lugar de las casas donde se encuentran el mayor número de ácaros del polvo.

Es difícil eliminar todos los ácaros del polvo de tu casa, sin embargo existen algunas medidas que puedes tomar si estos agentes desencadenan tus ataques de asma:

  • Pasa la aspiradora y limpia el polvo (especialmente en tu habitación) como mínimo una vez por semana.
  • Evita utilizar almohadas, colchas o edredones hechos de plumas o materiales similares
  • Entre semanas, lava tus sábanas y mantas en agua caliente y luego sécalas a altas temperaturas en la secadora o ponlas a secar expuestas al sol.
  • Adquiere cobertores o forros especiales para tus colchones, almohadas y muelles de colchones.
  • Deshazte de las alfombras, especialmente las alfombras tipo moqueta de pared a pared o cualquier tipo de alfombra en tu habitación.
  • Limpia y organiza tu habitación. Deshazte de chucherías, portarretratos y animales de peluche que atraen el polvo.

El moho es un tipo de organismo viviente parecido a las plantas. Crece con mucha facilidad en los lugares húmedos como en los baños y en los sótanos. El moho se reproduce con facilidad enviando lo que se conoce como esporas al aire. Las esporas de moho pueden ser desencadenantes de asma.

La clave para eliminar el moho de tu hogar es mantener las cosas lo más secas posible.

Los animales pueden ser importantes agentes potenciadores de asma. Las células muertas que provienen de las capas externas de la piel de algunos animales (una especie de copos de piel parecidos a la caspa), la saliva, la orina, y las plumas son todos alérgenos u organismos que pueden afectar a las personas con alergias.

Los animales no son la única fuente de alérgenos animales en tu casa - los insectos como las cucarachas pueden ser grandes desencadenantes de asma difíciles de evitar en muchos apartamentos.

Desafortunadamente, si tu mascota es un desencadenante de asma para ti, necesitas encontrar otro hogar para tu animalito. Si no quieres hacerlo, podrás tomar otras medidas, pero no serán tan efectivas

  • Mantén a tu mascota fuera de tu casa, por ejemplo, en el jardín. Como mínimo, debes mantenerlos fuera de tu habitación.
  • Haz que otra persona que no sufra de asma lave y cepille a tu mascota cada semana.
  • No juegues o toques a tu mascota y mantente alejado del lugar donde deposita sus necesidades.
  • Pide a las personas que viven contigo que por favor se laven las manos después de tocar a tu mascota.
  • Si tienes un animal que vive en una jaula, mantenla en un cuarto donde tu no permanezcas mucho tiempo. Otra persona que no seas tu debe limpiar la jaula diariamente.

Estas medidas en tu hogar, junto con los medicamentos y recomendaciones dadas por tu médico, podrán logar que tu asma esté en control y tú puedas sentirte bien.

София plus.google.com/102831918332158008841 EMSIEN-3